Hace casi una década, más de la mitad de la población planetaria pasó de vivir en el campo a vivir en las ciudades. Desde que este hecho demográfico se produjo no ha dejado de crecer el número de personas que residen en las ciudades, en contraposición con el mundo rural. En Europa, Occidente o países desarrollados este proceso se vivió con la industrialización, provocando movimientos migratorios del campo a la ciudad para trabajar en las fábricas. Se podría decir que este proceso no hay finalizado, ya que la pérdida de tejido industrial no ha supuesto un retorno de la población al campo sino que continúan vaciándose de gente los territorios rurales.

En otra dimensión, la forma de entender la vida ha sido siempre muy diferente entre las personas que provienen del campo y las personas que residen en las ciudades. De hecho, muchos de los suburbios urbanos generados en las ciudades a partir de las migraciones seguían manteniendo dinámicas sociales semejantes a las de sus asentamientos rurales. En definitiva, son dos formas completamente distintas de entender el mundo y han estado en disputa a lo largo de la historia.

Preguntas: ¿Qué hace urbano al mundo urbano ¿y rural al mundo rural? Una vez comenzada la desindustrialización y la terciarización del empleo ¿sigue siendo el empleo el factor de atracción de la población hacia las ciudades? ¿Tiene posibilidades de futuro el mundo rural a largo plazo? ¿Qué es la calidad de vida?¿Está en el campo o en la ciudad? ¿Siguen pensando las personas que viven en el campo de forma “rural” o han sido influidas por la ideología urbana dominante?¿qué es pensar de manera “rural? ¿Qué es ser una urbanita o tener ideología urbana? ¿qué fenómenos sociales se dan en el campo y no en la ciudad? ¿y viceversa?


Material a propósito

Anuncios